Jabón casero de Caléndula

Propiedades

Las propiedades que se le atribuyen a la Caléndula officinalis L., comúnmente conocida en México como caléndula o mercadela, son muchas.

Entre las más destacadas están las que nos ayudan a mantener “bonito” y sano el órgano que más nos preocupa que se vea bien, la piel. 

Sus principales propiedades activas se las dan los flavonoides y carotenoides, responsables de la coloración “amarilla-naranja” de sus flores. 

Su contenido de inulina le da el poder antiséptico, antibacteriano y fungicida: es decir que puede combatir a los microbios y prevenir que la piel contraiga fácilmente infecciones. 

Antiinflamatorio y cicatrizante: estimula la producción de colágeno lo que beneficia la regeneración del tejido. Muy usada y recomendada dermatológicamente para pieles sensibles o con alteraciones dermatológicas como psoriasis. 

¿Por qué elegimos hacerlo con glicerina?

La glicerina es un vehículo que nos permite explotar las cualidades de la caléndula y al mismo tiempo nos ayuda a contrarrestar nuestro ya suficientemente explotado planeta tierra. 

Además es excelente antiséptico, antiinflamatorio e hidratante, no irrita las mucosas. Así que si lo deseamos lo podemos usar como jabón íntimo o para tratar pieles sensibles.

Además, la glicerina es biodegradable y no contiene parabenos, detergentes, ni fosfatos, que son los principales contaminantes de ríos y lagos.

Sin más, te dejamos los ingredientes y los pasos facilitos e ilustrados para que puedas hacer tu primer jabón.

Ingredientes

  • 200 g de flores frescas de Caléndula (en caso de estar seca usar 50g)
  • 1 Kg de jabón de glicerina
  • 100 g de cera de abeja

     Puedes agregar aceite esencial a la lista (sólo si tienes en casa). 

Paso 1

      Funde el jabón de glicerina a baño maría, sin dejar de moverlo. ¡Paciencia y amor! Desde este momento comienzas a intencionar tu jabón e impregnar en él todo el poder que le quieras conferir.  

       

      Paso 2

          Agrega la cera de abeja y sigue moviendo hasta que se funda con nuestro jabón. ¡Más paciencia y más amor!

           

          Paso 3

              Pasar los 200g de flores frescas de Caléndula por la licuadora (puedes hacerlo a mano, lo recomendamos así para extraerla completa) y agregarlo al baño maría sin dejar de mover. 

               

              Paso 4

                  Apaga el fuego y pasa tu jabón a los moldes. Puedes agregar diferentes tipos de  toppings (de caléndula) según el molde que uses y darle versatilidad a tu jabón. 

                  En esta parte puedes agregar tu aceite esencial favorito. La relación deberá ser 20 gotas por kilo de jabón. 

                   

                  Paso 5

                      Espera a que seque, saca del molde y córtalo al tamaño y forma que necesites.

                      En uno de mis moldes colé la mezcla para que tuviera una textura más uniforme, es el caso de la segunda barra de jabón de esta foto. 

                      Dejar un comentario

                      Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados